07.06.2017

HBO PRESENTó SU PRIMERA PRODUCCIóN ARGENTINA: EL JARDíN DE BRONCE

Compartir Nota:
Pablo Fendrik, Joaquín Furriel, Gustavo Malajovich y Paul Drago


El martes 6 de junio se llevó a cabo la presentación para los medios de El jardín de bronce, la nueva serie la de HBO Latinoamérica, que constituye la primera producción íntegramente realizada en Argentina y que se podrá ver a partir del domingo 25 de junio a las 21 por TV y también en la plataforma HBO GO. Fue producida junto a Pol-ka, con Adrián Suar en el cargo de uno de sus productores. Al final de la nota podrán ver el trailer del próximo gran estreno del canal. 

ABC Cultural estuvo allí, y pudo ver en exclusiva el capítulo que da inicio a la serie. Joaquín Furriel, uno de los protagonistas con mayor peso y con el que gran parte del público sin dudas se solidarizará y hasta podría ponerse en sus zapatos, interpreta a Fabián Danubio, un arquitecto inmerso en un matrimonio está en crisis debido a la depresión de su mujer y cuya pequeña hija desaparece en manos de su niñera. Allí comienza el drama, su lucha con la desidia policial, su propio duelo por las inesperadas y exasperantes  circunstancias en las que pierde el rastro de su hija y todo el trabajo que deberá emprender para ayudar en la búsqueda de Moira, su pequeña, además de otras dramáticas vivencias que padecerá.

Pero las dolorosas experiencias de este hombre apesadumbrado y a la vez fuerte para afrontar sus desgracias personales recién comienzan a la par de El jardín de bronce, un misterio que se irá develando con el correr de sus 8 capítulos que "filmamos en cuatro meses", contó Julieta Zylberberg. El elenco se completa con Luis Luque, Daniel Fanego, Alan Sabbagh, María Fernanda Callejón y la participación especial de Norma Aleandro. Gerardo Romano, otro de sus protagonistas, opinó ante la envergadura de las producciones de HBO que el haber trabajado en esta serie le hace considerar que "la nueva televisión se va pareciendo al cine".

Luego de ver el primer episodio, basado en la novela homónima que lanzó Gustavo Malajovich en 2012, pudimos conversar con varios de los protagonistas, guionistas y directores de El jardín de bronce, así como también con algunos directivos de HBO Latinoamérica en dos paneles donde indagamos un poco más sobre la producción y proyección de la serie, y sobre las ilusiones por el inminente estreno para América Latina y algunos países de Europa en los que ya tienen asegurada su transmisión.

Ante la pregunta de ABC Cultural sobre las expectativas de sumarse a una producción con las características de las que suelen poseer las de HBO, y además íntegramente argentina, Julieta Zylberberg respondió: "De movida fue una propuesta ideal, desde luego del nivel de producción que iba a implicar que fuera de HBO, junto con los directores, el guión y el elenco. Fue muy perfecta, y esas fueron las expectativas que fueron cumplidas". Respecto a su personaje y a las características que expone, la actriz profundizó: "Forma parte de una institución masculina dominada por los hombres, haciendo fuerza para hacerse un lugar y a la vez es un personaje con principios y va a acompañarlo a Fabián (Furriel) teniendo esos contactos pero también por fuera, dando a entender que romperá algunas reglas para impulsar la investigación del caso". 

Hernán Goldfrid, Director de la serie, declaró que en su trabajo intentó olvidar un poco "adonde iba a emitirse este programa", debido a su perfil marcadamente local y a pesar de la masiva proyección internacional de la cadena, y agregó: "lo que poníamos sobre la mesa era que teníamos que contar una historia, una tragedia universal pero también particular, que transcurre mucho en la ciudad de Buenos Aires pero que podría ocurrir en cualquier ciudad que se asemeje por diferentes motivos, entonces para nosotros lo más importante tenía que ver con lo que pasa y la visceralidad y lo que viven los personajes".

Goldfrig sostuvo que se olvidaron dónde se emitiría el programa y que "los personajes hablan en acento argentino, y la ciudad de Buenos Aires  es un personaje muy importante dentro de la serie, y cada uno de los personajes está guiado y conducido como funciona la policía o los abogados o los jueces acá en Argentina". Además, expresó que se nutrieron de entrevistarse con "policías argentinos, desde detectives de la escena del crimen hasta forenses", y que para ellos "esto era muy de acá, independientemente de que después esta historia es universal y uno como espectador se puede identificar, mucho más allá de si conoce o no la ciudad". Para quienes no tengan la visión literaria de El jardín de bronce no habrá ningún dilema para comprender la versión televisiva ya que el Director aseveró que "la serie está dirigida a cualquier espectador, independientemente de si leyó o no la novela". 

Marcos Osorio Vidal, uno de los guionistas, declaró que la adaptación "no fue difícil, lo que hicimos fue darle forma a una historia muy sólida, que nos gustaba a todos, y más que nada fue pensar qué cosas excluíamos y dónde ampliábamos el mundo. No hubo mucha complejidad en la adaptación; sí se tomaron decisiones importantes en muchas cosas que quedaron afuera. De hecho, hasta un punto de vista que seguramente se ponderará en una temporada siguiente, pero más que nada fue ponernos de acuerdo con Gustavo (Malajovich, el otro guionista y escritor de la novela que inspiró la serie)". Con estas declaraciones, Osorio Vidal dejó abierta la posibilidad de un segundo ciclo y anticipó que ya se encuentran preparando más material.

Gustavo Malajovich, quien escribió la novela y también trabajó en el guión para llevarla a la pantalla chica, expresó que "la transformación y la relectura que se hizo de la novela fue muy completa, entonces lo que a Marcos (Osorio Vidal) y a mí nos quedaba claro era la estructura de continuidad y episódica que tenía que tener la serie. Sabíamos que en el capítulo 1 pasaban muchas cosas, en todos pasan muchas cosas, pero sabíamos dónde tenía que terminar, cuál era el cliffhanger que tenía que marcar el capítulo". 

Joaquín Furriel, la cara visible de la serie y adoptando el rol de un personaje que sin dudas generará solidaridad por parte del público, también conversó con la prensa sobre su incursión en el mundo de HBO.  El actor reconoció que le gusta llevar cierta responsabilidad como la que le implicó su trabajo en esta producción y que "de antemano sabía lo exigido que iba a ser , veía la dificultad en el buen sentido, todos los desafíos que tiene el personaje de Fabián porque, a nivel interpretativo, en los 8 episodios le pasa de todo".

Furriel, quien en la serie encarna al arquitecto Fabián Danubio, el padre de la nena cuyo rastro se pierde en territorio porteño, indicó que leyó "primero los guiones y después la novela", y disfrutó mucho hacer "un personaje que sufre, que tiene miedos, que hay momentos que no termina de entender esa realidad en qué se le convirtió pero que al mismo tiempo toda esa situación tan hostil, aparentemente, empieza a generar una especie de descubrimiento personal que hasta ese momento él no tenía y a darle una pulsión y a llevarlo a un lugar que en 8 episodios realmente es un arco de un personaje muy generoso". 

Respecto a este rol, Paul Drago - Gerente Sr. de Producción Original de HBO Latin América - destacó que "una de las cosas que realmente va a enganchar al espectador es el trabajo de Joaquín interpretando a Fabián. Lo sigues a Fabián adonde sea que tenga que ir en el mundo, y al mismo tiempo, te sigues preguntando en cada episodio qué más le va a pasar. En cada capítulo, de la manera que se estructuraron, vas a tener más y más sorpresas o vueltas. Es una serie que mantiene un ritmo bastante intenso y se profundiza en la historia, en los personajes y en todos los secretos que se tenían".

ABC Cultural se basó en lo visto en el primer episodio, y le preguntó a Joaquín Furriel cómo hizo en un sólo capítulo para generar tantas facetas actorales y si sintió alguna inspiración autorreferencial a la hora de su interpretación. Esto nos contestó: "Yo me sumé dos meses antes de empezar a filmar la serie y ahí empecé a escucharnos, a ver qué opinaban del personaje, a compartir impresiones que teníamos respecto a Fabián.  Y creo que uno de los aspectos interesantes que tuvo la serie es poder lograr que el espectador entendiera íntimamente qué la pasaba al personaje. Para eso no alcanza con un buen guión y actuarlo, visualmente tiene que haber una decisión estética de ver cómo se va a apuntar eso que le pasa al personaje".

El protagonista de El jardín de bronce manifestó que"se realizó un trabajo junto a los directores para encontrar una zona precisa, donde uno como espectador quiere acompañar al personaje en sus miradas, en sus silencios, en sus momentos de soledad, y que de alguna manera Fabián nunca está solo porque está con el espectador ahí mirándolo, como impulsándolo para que active". Su personaje "va a tener que vivir una gran travesía", un hecho que indudablemente queda claro desde el inicio de la serie - en la que trabajaron más de 200 personas - y que parece que irá escalando con el correr de cada semana en la que ese padre desesperado, quebrado y desolado tendrá que arreglárselas para encontrar a su hija en la ciudad de la furia.  

 



por María Laura Pacheco
laurap@abccultural.com.ar